Betta Koi

Pez Betta KOI

El Betta Koi es una variedad que presenta los colores típicos de las carpas Koi, como el negro, rojo, naranja y amarillo, entre otros, a lo largo de su cuerpo y aletas.

¿Cómo mantenerlo en óptimas condiciones?

  • Espacio mínimo: entre 10 y 20 litros. La forma ideal del acuario es rectangular.
  • pH del agua: entre 6,5 y 7,5. Ideal 7.
  • Dureza (GH) del agua: entre 4 y 14. Ideal 7.
  • Temperatura del agua: entre 22 y 28ºC.
  • Filtro: que filtre el agua del acuario correctamente y no genere excesiva corriente.
  • Iluminación: buena y suficiente iluminación para poder explorar el acuario con comodidad.
  • Alimentación: en escamas, en pellet y pequeños insectos vivos o liofilizados, con altos valores de proteína.

Características del Betta Koi

El Betta Koi se distingue por su particular gama de colores, simula los patrones artísticos asociados con la carpa koi. Este tipo de pez betta presenta una mezcla vibrante de colores, donde tonalidades como el naranja, blanco, negro y rojo dan vida a su apariencia única. Su cuerpo es aerodinámico y alargado.

Las aletas del Betta Koi no destacan por ninguna característica en particular, aunque son realmente bonitas puesto que presentan también los colores característicos de las carpas koi. La aleta caudal suele presentar bordes fluidos que imitan los movimientos gráciles de la carpa koi en su hábitat natural.

Comportamiento del Betta Koi

En cuanto a su temperamento, el Betta Koi comparte la naturaleza territorial común de los de su especie, aunque esta variedad en específico suele manifestar una disposición más serena. A menudo, exhibe una actitud menos agresiva hacia los de su especie, lo que permite una convivencia más pacífica en el acuario. Por lo tanto, esta variedad se convierte en la elección perfecta para aquellos que buscan un pez siamés único y a la vez pacífico para su acuario. Este rasgo lo asemeja con la variedad de Betta Butterfly, la cuál también muestra un comportamiento más calmado.

A diferencia de los otros bettas más activos, esta variedad tiende a nadar con movimientos más pausados, añadiendo un toque de tranquilidad al acuario. Su comportamiento con el resto de habitantes del acuario, en general, puede describirse como cauteloso pero participativo.

¡Su comportamiento menos beligerante, combinado con su elegante movimiento en el agua, crea una experiencia visual y social única en el acuario!

Betta Koi naranja moteado
Betta Koi de color naranja moteado, colores típicos de carpa Koi

Alimentación óptima para el Betta Koi

Este tipo de betta, al igual que sus parientes, es carnívoro, por lo que su dieta debe basarse en alimentos ricos en proteínas. Optar por alimentos específicamente formulados para bettas asegura que reciba los nutrientes esenciales que necesita para mantenerse saludable.

Una opción popular para la dieta del Betta Koi son los alimentos secos de alta calidad, como gránulos o escamas, diseñados para satisfacer sus necesidades nutricionales específicas. Estos alimentos suelen contener proteínas de origen animal, así como otros nutrientes esenciales como vitaminas y minerales. La variedad también es clave, por lo que se recomienda complementar la dieta con alimentos vivos o congelados, como larvas de mosquito o daphnias, para proporcionar una gama más amplia de nutrientes.

Es fundamental alimentarlos con la cantidad adecuada de alimento para evitar problemas de salud, ya que los bettas tienden a no autorregular su ingesta. Alimentarlos en pequeñas porciones varias veces al día es preferible a una sola comida abundante, ayudando a mantener un equilibrio adecuado y evitando posibles problemas digestivos.

El acuario ideal para el Betta Koi

Se recomienda un acuario con capacidad entre 10 y 20 litros para proporcionar suficiente espacio para su natación y exploración al Betta Koi. La selección del sustrato también influye; son preferibles sustratos suaves para evitar cualquier daño a las delicadas aletas del pez.

Mantener la temperatura del agua constante es vital, con el rango ideal comprendido entre los 22 y los 28°C. La incorporación de un calentador ajustable es fundamental para mantener esta estabilidad térmica. Además, un filtro suave es esencial para mantener una calidad de agua adecuada sin crear corrientes fuertes que puedan afectar al pez.

En relación al pH, los Bettas Koi tienden a sentirse más cómodos en rangos entre 6.5 y 7.5, siendo óptimo apuntar hacia un valor cercano a 7. En cuanto a la dureza del agua (GH), el rango preferido varía entre 4 y 14, siendo ideal apuntar a un valor de aproximadamente 7.

Se aconseja incorporar escondites y plantas de hojas anchas, creando así áreas sombreadas y sitios de descanso para el pez. La iluminación debe ser suficiente para permitir que el pez explore cómodamente el acuario. Ajustar el entorno según las preferencias observadas del Betta Koi contribuirá significativamente a su bienestar general en el acuario.

Aunque estos bettas pueden adaptarse a condiciones de agua moderadamente duras, debemos ser muy meticulosos y ofrecer un mantenimiento al acuario con cambios de agua parciales semanales y pruebas de calidad del agua.

Scroll al inicio